martes, 14 de octubre de 2008

Aquel que escucha


Mi amigo A. me hizo notar algo bien curioso: mientras en inglés se acudía continuamente a la muletilla “¿tú sabes?” en plena conversación, en español íbamos todo el tiempo preguntándole al otro: “¿Me entiendes?”. Ya dirán, es lo mismo, pero me detengo un poco para andar erráticamente por otros rumbos, que por no ser académicos, precisamente pueden ser entretenidos. Si quieren, sigan conmigo el divertimento.
En ambos ejemplos habría, según sea en inglés o en español, dos tipos distintos de cuestionamientos del hablante.
Primero: Si le pregunto al otro si sabe o no, con respecto de lo que hablo, presupongo que el otro puede tener el conocimiento. O puede ser que aquello a lo que verdaderamente apelo al dirigirme así a él es a su capacidad o no de dominar lo que le digo: “¿Tú sabes?”
¿Pudiera considerarse aquí que habría, incluso, cierta confianza en la comprensión del que escucha, porque puede ya “saber”? En ocasiones, ni se presenta la expresión como una pregunta, sino como una afirmación…
En cambio, “¿tú me entiendes?” ya implica otro movimiento, me parece. En este caso pongo en duda si me explico bien, o sea, dirijo la atención sobre mi capacidad o no de hacerme comprensible cuando converso con el otro.
Como si necesitara cerciorarme sistemáticamente de que yo me esté haciendo entender, de si soy clara ante quien me escucha, con ese “me” clavándome la responsabilidad.
Son dos direcciones diferentes de los haces de luces en una conversación, ya te iluminen a ti (interlocutor) con la pregunta de si sabes o no, o ya me iluminen a mi (el hablante) con el si me explico o no.
Esta pretendida disparidad en el habla también pudiéramos asociarla con otras formas coloquiales, donde asoman nuevos niveles, nuevas escenas.
Se me ocurre que aquí en México la politesse exacerbada marca todo un estilo de dirigirse al otro. Un ejemplo que es muy conocido: mientras nosotros podemos expresarnos abiertamente con un “Dígame”, “Repítame, que no le oí”, etc., en labios del mexicano aparece un “¿Mande?”. Esto al principio me desconcertaba bastante. Me lo he explicado a través de entender que la demasiada cortesía les impide utilizar descarnadamente el imperativo con su interlocutor, con alguna exigencia de que responda. Aquí el imperativo Mande, le devuelve al otro un lugar de supremacía, y coloca al hablante modestamente a la espera de una respuesta solicitada así, cortésmente. (Y que, de un modo implícito, aunque esté exigiendo, lo que pide es que el otro mande…)
Es admirable en este sentido la utilización de la cortesía, sinceramente, en este país…

11 comentarios:

Yoana dijo...

Me encanta este post, y casi sin tiempo te comento, porque siempre he pensado - y dicho, aunque a algunos le moleste - que la propia estructura de la lengua inglesa hace que se expresen con más claridad y que su visión del mundo sea más pragmática y hasta decidida que la de los hablantes hispanos. Luego, al llegar a España las expresiones nuevas para mi también me han hecho pensar en lo que ha cambiado en la mentalidad a la vez que en la lengua, que hace que la diferencia sea notable incluso para aquellos de nosotros que somos "nietos" de españoles, que conocimos y tuvimos influencia (en mi caso) de un abuelo "gallego" - el mío era asturiano, pero ya sabes que allí se borraron todas esas fronteras regionales que acá consideran tan importantes, otra cosa curiosa.

Pues nada, que tengo que salir, pero el "tu sabes", asimilado por los Cubanamericans, me gusta más que el "me entiendes" nuestro. Un saludo.

Verónica dijo...

Hola, Yoana. Si que es interesante lo que dices sobre que una estructura determinada de un idioma, moldee la expresion y la vision del mundo de sus parlantes. Estan unidos! Gracias por pasar!
Muchos saludos

Aguaya Berlín dijo...

Qué tal, Verónica! paso a saludarte......
A mí también me desconcertaba un poco el "mande" de los mexicanos, hasta que tuve varios colegas y lo repetían tanto que me acostumbré :-)
En Alemania se usa mucho el "tú sabes?" pero en versión germana.
Saludos,
AB

Verónica dijo...

Aguaya, que gusto que pases! ¿Asi que en aleman tambien? Es un idioma que me llama mucho la atencion por la logica de su construccion gramatical.
Muchos saludos para ti,
Verónica

Salva dijo...

Ciao Veronica,

io che sono cresciuto bilinguale posso confermare le parole di Aguaya!

In Germania usano "Wissen Sie", lei sa´? equivale ad una domanda!
"Wissen Sie nicht", ma lei non sa´ che... equivale ad un rimprovero! Due frasi simili, due significati molto differenti! La prima una domanda, la seconda un affermazione con un poco di rimprovero nascosto o voluto!

In Italia di solito invece non si somigliano. "ha saputo?" vuol dire domandare e in caso di no, informare. "Ma lei non sa´ che", questo equivale come in tedesco al rimprovero.

Indubbiamente sono forme di cortesia le prime, le seconde invece sono rimproveri fatte cortesamente, ma con un doppio senso di una certa ironia e sminuire chi ci sta´ di fronte.

Paesi diversi, forme diverse!

Ma una cosa e´ molto importante. In passato, o anche ancora oggi, popoli vengono giudicati a secondo di come suona la loro lingua (idioma).
L'Italiano viene preso per poetico, romantico, cortese e allegro.
Il tedesco invece viene preso per duro, freddo, senza pieta´.

Bene, posso garantire che chi pensa cosi, sbaglia di grosso. Un errore enorme.

La lingua non dice nulla sulla caratteristica di un popolo.
L'Italiano non e´ in realta´ come viene visto all'esterno, come non lo e´ neanche il tedesco :)

Le lingue fanno la reputazione, ma la verita´ e´ che, come si dice da noi, Tutto il mondo e´ un paese :)

Ottimo post, come sempre Veronica :)

Saluti,
Salva

Verónica dijo...

Hola, Salva! Me quedo con tu recordatorio (creo entender eso) de que "cada quien es un pais"...
Cierto que nos inclinamos casi siempre hacia estereotipos con el idioma y el pueblo que lo habla... Me gustaria seguir pensando que el italiano es alegre y poetico!
Saluti,
Verónica

Salva dijo...

mmmm.....ok, l'Italiano e´ allegro e´ poetico :))))

No, a parte gli scherzi :) Io credo sinceramente che non esistono attributi specifici per descrivere un popolo. Quel che esistono sono le mentalita´, che e´ una cosa molto diversa Veronica.

Ti voglio fare un buon esempio. I miei genitori sono venuti qui in Germania molti anni fa, come bene hai letto nel mio Blog. Hanno lasciato l'Italia quando ancora le tradizioni e usanze erano molto rigorose. Come anche tutti gli altri Italiani. Spagnoli, Turchi, e cosi via....

Durante tutti questi anni, loro hanno tutti educati i loro figli con le vecchie tradizioni, come anche con i vecchi linguaggi. Io ed alcuni altri siamo un eccezzione, per il semplice motivo perche ad esempio mio padre mi costrinse a frequentare tutte le scuole in tedesco ed in italiano (oggi lo ringrazio per questo). Ecco, durante questi anni pero´ la vita in Italia, Spagna, Turchia..... andava avanti. Vuol dire, nella patria le tradizione cambiavano, venivano sostituite dai cosi detti tempi moderni con le loro mode. Invece qui si mantenevano e curavano. Quindi in sintesi cosa e´ successo? La patria se una volta si poteva dire, l'Italiano e´ cosi, non era piu´ vero. Gli italiani e altri invece che sono da anni fuori dall'Italia, si, loro forse di piu´, a loro si puo´ attribuire un certo modo di essere :) Non vale per tutto naturalmente, ma rende l'idea!

Saluti,
Salva :)

Güicho dijo...

El resto está muy bien, pero en cuanto al "mande" ese raciocinio sólo vale mientras navegues no más que por los impulsos neuronales. Hay que zambullirse en la sangre para entenderlo. Es algo más atávico que la cortesía, ergo, más simple.

Y todo comenzó con la primera paliza que le dio don Alonso Hernández de Portocarrero a Malitzin por preguntar "¿Cómo?" A continuación hizo su debut el "mande" en México.

Verónica dijo...

Hola, estimado Güicho. Todo un placer, recibirle aqui. Verdaderamente.
Si que puede ser mas atavico que cortes! Y esto es solo la superficie de ese modo de relacion de los mexicanos con el otro...
De mis labios, al menos no espontaneamente, y sin otros atenuantes, no creo que saldria asi un Mande...
Muchos saludos!
Verónica

papelbit dijo...

Hola Verónica.
No me gusta halagar, menos gratuitamente. Ni que me halaguen, más gratuitamente. Sin embargo, es exquisito leer estas disertaciones. Al menos, a mí me lo parece, aprendo y me enriquece.
Un abrazo¡

Verónica dijo...

Muchas gracias, Papelbit! Tambien seria interesante encontrar otras expresiones asi del lenguaje que nos hagan divagar... y divertirnos un rato con las palabras, no?
Un abrazo,
Verónica