martes, 25 de noviembre de 2008

Mundo Maya. Xcaret


He visitado un pedazo de paraíso en plena tierra maya. (Ya sé que esto no tiene que ver con el psicoanálisis. Aunque, pensándolo mejor, cualquiera ahora podría decir con justeza que según el mismo psicoanálisis, no habrá nada que no pueda enlazarse con alguna causa más oculta!)
Me gustan los mayas. Aún conozco muy poco de su cultura, y ando con esa pincelada del prejuicio que me hace encontrarles todavía como un pueblo serio, muy inteligente, despiadado. Las ruinas de ese gran imperio se distribuyen por todo el sudeste mexicano, y Chichén-Itzá, ciudad de dioses, es extraordinariamente impresionante, así como Tulum, con sus pirámides casi en la orilla misma del mar.
Pero… esta vez vengo de regreso de Xcaret. Es otro antiguo asentamiento del mundo maya que queda más o menos a 70 kms de Cancún, enfrentando desde el continente a la isla de Cozumel, en el Caribe mexicano.
Xcaret es un gran parque natural, con flora y fauna silvestre. Hay bellas playas caribeñas para nadar, mundos subacuáticos para explorar y en fin, con casi todas las delicias de aquello que uno entiende como lo más entrañable y deseado.
De cerca le tomé fotos a una preciosa guacamaya ¡maya!, pero de lejos a los jaguares, dormilones y musculosos. Vi manatíes enormes, un tapir, venados, monos, tortugas pequeñas hasta gigantes. Yo nunca había estado antes en un Mariposario, ni visto tal cantidad de estas hermosuras volando a mi alrededor.
El lugar donde hoy está Xcaret, antes llamado Polé, era un antiguo establecimiento de los mayas, fundamental para el mercadeo dentro del imperio, por ejemplo para el transporte de pescado fresco y otras mercancías. (En carrera de relevo, cada hombre corría un kilometro con su carga en la espalda, por una vía indicada como con tiza blanca que refulgía a la luz de la luna. Hay que saber que en la zona la temperatura es bien alta, y por eso este transporte era principalmente nocturno. En Chichén Itzá, unos 220 kms más allá, comían temprano el pescado así llevado).
La belleza de Xcaret, más allá de su naturaleza exquisita, está esculpida con riguroso cuidado y con un diseño absolutamente maya. Han conservado en lo posible la imagen indígena, el decorado de los servicios necesarios (señalizaciones, restaurantes, senderos, baños públicos de extrañas pilas rústicas)… Conmueve, de todos modos, un pequeño cementerio de tumbas mayas coloridas, con epitafios graciosos (la cultura mexicana en general es impresionante por su diálogo con la muerte).
Xcaret es hermoso. Y me acercó un poco más hacia los inquietantes mayas.

*(En ese orden, las dos primeras fotos las hice yo) -la belleza de la guacamaya roja, -lo apacible de un pedazo de playa... -y yo en el borde, que sé que más allá, pasando el mar, me encuentro con Cuba.

11 comentarios:

lys dijo...

Es un relato muy exótico el que nos traes, me he visto contemplando tan famosas ruinas.

Un saludo desde el sur de España

Verónica dijo...

Hola, Lys, bienvenida. Así es, las ruinas mayas sobrecogen aún. Muchos de los guías turísticos de estas ciudades son descendientes de aquellos, y en un español todavia titubeante nos explican la vida cotidiana en el imperio. Con una serena sonrisa le dejan pasar a algunos turistas cuando se escandalizan ante, por ejemplo, los rituales sacrificiales de los mayas... Escuché hablar entre sí a dos mujeres que querían venderme un tejido de colores, y el idioma maya es muy cantarino.
Bueno, me gustan los mayas, la verdad, debería estudiarlos más...
Saludos,
Verónica

Salva dijo...

Ciao Veronica,

non sempre lascio un commento, ma lo seguo sempre il tuo Blog :)

Post molto bello, un posto da paradiso come piace a me. Mi affascina anche la storia e l'antica cultura dei Maya, che erano nonostante i loro riti, un popolo molto civilizzato. E alcune testimonianze storiche ancora oggi lasciano molti misteri aperti.
Post interessante.

Un saluto,

Salva :)

Verónica dijo...

Hola, Salva, que alegria que pases! Estos lugares son increíbles, con esa magia que uno le agrega siempre tratando de imaginarse cómo era la vida allí de los hombres, sintiendo la fuerza de sus creencias y dioses, y fin, acercando un poco más todo ese mundo de los mayas a lo que nosotros conocemos y entendemos. Que no es mejor ni peor, quiero pensarlo así.
Saluti!
Verónica

Diliviru dijo...

Hola Veronica!!! Tienes razon Xcaret es un pedazo de paraiso. Es hermoso. Me encanta leer a alguien que habla tan maravilloso de mi pais. Saludos
Te agrego !

Verónica dijo...

Bienvenida, Diliviru! Muchas gracias y estoy contenta de recibirte aquí. Creo que eres la primera mexicana que viene. Pues qué buen comienzo, bajo el influjo de los mayas...
Saludos,
Verónica

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Muchas gracias por compartir tus impresiones de este viaje. Me ha gustado mucho la imagen de la guacamaya maya.
Saludos desde New York

Verónica dijo...

Hey, Ernesto, gracias, siempre es bueno cuando pasas. La guacamaya parece tener oculta una segunda intencion, o más bien, otra guacamaya detrás!
Saludos,
Verónica

Goathemala dijo...

No fui a ese parque pero en un viaje por Guatemala me interné en plena selva para conocer pirámides comidas por la vegetación y templos milenarios.

Bueno Goathemala viene del maya tolteca y significa La tierra de los árboles, que es como he llamado a mi blog principal.

Saludos.

Verónica dijo...

Gracias, Goathemala por tu visita. Me gusta mucho tu blog. También las pirámides de Chichén-Itza en el siglo XIX se las encontraron así, llenas de vegetación, abandonadas.
Eres bienvenido, con mis saludos,
Verónica

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Verónica.
A mí también me toca de cerca el mundo maya, pues mi abuela nació entre indios mayas allá en México, así que esas historias se estan contando en mi casa desde siempre. Un abrazo:
Tadeo