miércoles, 20 de agosto de 2008

El amor cortés (IV)


Durante los siglos XI, XII y XIII, aproximadamente, en el sur de Francia y en gran parte de Europa, se impuso toda una lírica trovadoresca alrededor de la temática del amor, del ensalzamiento de la Dama, y en esencia, el canto refinado a la queja por el amor insatisfecho o no correspondido. Este cantar, denominado como “l’amour courtois” o amor cortés, se convierte en una ética de una posible relación amorosa entre el poeta- cantor y la mujer-Dama inalcanzable.
El amor cortés (pertenecía a lo elevado, a palacio, a la corte, en llana distinción con la villa y lo pueblerino) constituyó un estilo, literario y musical, pautado con reglas muy precisas y rigurosas, que en ocasiones sólo los entendidos atrapaban el sentido del mensaje de amor.
A la Dama, mujer sublime y añorada, bella y distante, se le conferían toda suerte de virtudes y toda suerte de crueldades al no corresponder a tan refinada solicitud de amor. El amor aquí era visto en sus más absolutas vertientes de abstención, de la inaccesibilidad del objeto-Dama, del dulce y enaltecedor sufrimiento por la imposibilidad para alcanzarla (Sólo la Dama será mi dueña y yo su humilde vasallo; qué agradable cilicio este amor que me hiere y que Ella, mi Ideal, rechaza).
Esta lírica del amor, que habla de la ascensión hasta lo divino del objeto mujer (¡qué increíble coincidencia que surgiera justamente en la época en que las mujeres eran consideradas entre los bienes patrimoniales del hombre, entre sus objetos!) se opone, en sí mismo, al éxito de ser reciprocado, a la posesión de la Dama. Es, esencialmente, el canto al obstáculo, a la imposibilidad de la consumación del amor.
Más que a una mujer, a un ser tangible, los poetas se dirigían a un ser dibujado con palabras, a una figura lejana, vaciada de humanidad. El objeto deseado aquí, pero interdicto (la Dama en este caso) era “elevado a la dignidad de la Cosa”, según la expresión de Lacan. La Cosa (das Ding, lo innombrable, el horror, el vacío) en el amor cortés tiene un nombre, la Dama.
Esta es una estrategia paradigmática de sublimación, tal y como vemos que ocurre la sublimación en el arte: un objeto cualquiera, ordinario se pone al servicio de la pulsión sexual, que de todos modos así logra satisfacerse, pero esta vez con la aceptación de la sociedad. Y en este recorrido pulsional, en el amor cortés, la misma inaccesibilidad logra apresar un goce como prohibido, cercarlo, poner una barrera sublime a la consumación natural del acto de amor. Es convertir, a través de su elevación, lo que es imposible (Das Ding) en lo prohibido y al fin, nombrado.
Las evocaciones en nuestros días de esta singular y poética servidumbre del artista a la bella Dama, revelan que sobrevive, aunque tenue, el aliento del amor cortés en algunos de los fantasmas más universales de amor. Pienso que persiste, en el arte, con intensidad… Y que subsiste también, qué temor al admitirlo, en el secreto deleite cuando somos, como aquella preciosa Dama, alguna vez en nuestras vidas cortejadas.





*En terminología latina, la relación amorosa, se establece en grados:
Visus: La comtemplación del enamorado que lo lleva a enamorarse y que aún no se ha atrevido a confesárselo a la Dama.
Colloquium: La conversación en la que el amante declara su amor, pero aún no es correspondido.
Contactus: Desde que la Dama presenta el “buen rostro” -puede haber entregado una prenda-, hasta la aceptación, las caricias y los besos.
Factum: La unión sexual entre el amante y la Dama. Aunque el sentimiento amoroso se realizaría esencialmente en el plano espiritual. (Tomado de C.B)

15 comentarios:

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Parece como si le fuera a cortar la cabeza. Saludos,
Ernan.

Salva dijo...

Un Post magnifico, complimenti :)
e grazie di aver aggiunto il mio blog nel tuo :)

Saluti,
Salva

Verónica dijo...

Gracias, Salva.
Ernesto, de acuerdo, a lo mejor no fue la mejor imagen para acompañar al texto del amor cortes.
Se me ocurre que, de alguna manera, los poetas le daban su cabeza, su espiritualidad a la Dama. O con gusto y orgullo decian que podian perder su propia cabeza por Ella,
Saludos a los dos,
Verónica

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Veronica,
Yo creo que la imagen podria ilustrar lo que quieres decir. Incluso me viene a la mente la opera Turandot, donde el pretendiente se sometia a una serie de pruebas y si fracasaba le cortaban la cabeza. Y era, me parece, todo un atrevimiento participar en ese juego de decapitaciones, que evidentemente implicaba ese orgullo del que tu hablas.
Reciba un saludo desde los newyores,
Ernesto.

Verónica dijo...

Pobres pretendientes! Ser decapitados por pasar una prueba de amor? Hay quienes estan dispuestos a cada cosa en la realidad... porque las palabras, lo simbolico y toda la poesia es una cosa, pero de ahi, a pasar a lo real del destino...
Saludos,
Verónica

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Realmente me haces reir Veronica. Muchas gracias.
Saludos,
Ernesto.

Gerardo Fernández Santamaría dijo...

¿Secreto deleite? Me temo que el que así ama lo hace a través de una, y nunca a una.
Estupendo blog.

Verónica dijo...

Gracias, Gerardo, y bienvenido. Estuve por tu blog y me parecia increible! Te agradezco mucho permitirme descubrirlo.
El secreto deleite, bueno, una sabe mas o menos por que esta siendo amada cuando esto ocurre. Y estan aquellas otras que, mas avisadas, pueden descorrerse de esta posicion, y demostrarle al amado el brillante que verdaderamente anhelan en ella.
Muchos saludos,
Verónica

Aguaya Berlín dijo...

Hola, Veronica!
Tienes un premio en mi blog...
Saludos desde Berlín,
AB

Verónica dijo...

Aguaya, es un infinito honor recibir este premio que me das. Muchisimas gracias, y ademas, pienso que el gran valor que tiene es que viene de ti, alguien especial en estas redes de blogs.
Muchos saludos,
Verónica

Aguaya Berlín dijo...

Te lo mereces, muchacha, te lo mereces!!

Bauta dijo...

Hola Vero,
Me han otorgado un premio que parece por estos días galopar la blogocosa criolla. Se solicita hacerlo extensivo a otros de mi preferencia así es que aquí lo dejo, como muestra de mi admiración y respeto.

Las bases del premio son:
Premio Brillante Weblog para que los premiados sigan premiando:
• Al recibir el premio, se ha de escribir un post mostrándolo y citando el nombre del blog Web que lo ha otorgado, enlazándolo al post de ese blog o Web que lo ha concedido.
• Elegir un mínimo de siete blogs (pueden ser más) que creas que brillan por su temática y/o su diseño, para otorgarles el premio a tu vez. Escribir sus nombres y los enlaces en tu blog.
• Avisarles de que han sido premiados con el premio “Brillante Weblog”, incluyendo en el texto las Bases del concurso, para que continúen la red.

Saludos!

Verónica dijo...

Bauta, muchisimas gracias por tan grande gentileza. Yo, a mi vez premiaria tambien tu blog, que si fuera persona, fuera buenisima gente.
Saludos,
Verónica

Salva dijo...

Un premio per te ;)

Saluti,
Salva :)

Verónica dijo...

Salva, me pone muy contenta el premio que me das! Dejame atreverme un poco: Grazie, Salva!
Saluti,
Verónica