viernes, 4 de julio de 2008

Cuba y la anorexia


En Cuba casi no hay incidencia de la anorexia, siendo ésta, como las adicciones y la depresión, uno de los nuevos síntomas en la cultura contemporánea.
La reverberación de estos nuevos (o viejos) síntomas es solidaria de un discurso capitalista particular de nuestra época, que se sostiene en la hegemonía del mercado de consumo. Ahí deseas, pues ahí está el objeto que el avance de la ciencia pone ante ti, y muchísimos otros más, en profusión incontenible. Incluso, la sociedad le prodiga al hombre: ahí está el objeto que sabemos que es el que te va a satisfacer (ya de antemano se propone un modo de goce que termina siendo uniforme para todos). Es un Otro social que prodiga, que todo lo tiene, que no muestra carencias y, de tenerlas, promete al individuo que próximamente tendrán el producto que desea.
¿Qué ocurre en Cuba? No nos encontrábamos anoréxicas que fueran conducidas a consulta pidiendo ayuda para que volvieran a comer. El consumo… bueno, no. No es una sociedad de consumo al tren de sus contemporáneas. Más bien el Otro social se presenta con sus faltas ante el sujeto, con una escasez de recursos para asegurarle los objetos que colmarían deseos, necesidades… (Propone discursos, palabras, ideales, política… quizás pudiera estudiarse una tendencia de muchos a la “anorexia política” como consecuencia, pero esto lo estoy inventando ahora).
Por otro lado en Cuba no existe una propuesta publicitaria de cánones de belleza al son de la moda más internacional de un culto al cuerpo de las mujeres como espigado y muy delgado. Es débil la influencia mediática en cuanto a esta imagen del cuerpo, si lo vemos irradiado hacia toda la sociedad. En este sentido, y no menos importante, el ideal de belleza femenino más estereotipado, y deseado por los hombres cubanos, tiene más relación con un cuerpo de mujer con formas, moldeado con sus carnes…
¿Será Cuba en sí misma un país-síntoma en el universo de las sociedades contemporáneas?
Finalmente, es probable que encontremos más explicaciones a la baja frecuencia de la aparición de la anorexia en la sociedad cubana, porque no hay que soslayar que con respecto a los otros dos síntomas mencionados como propios del malestar actual, la depresión y las adicciones, Cuba sí es un país que impacta con su desbordamiento.
*Fotos de mi hermana L.

10 comentarios:

Yo Ana dijo...

Hola Verónica. Acabo de descubrir tu blog - soy nueva en estas lides - y me resulta muy interesante todo lo que comentas sobre la anorexia. Yo supongo que el factor fundamental en Cuba es que nos sucede lo contrario, la carencia de todo hace que comas lo que encuentres y como no es suficiente para engordar no te tienes que preocupar por eso, al contrario. Por otra parte, al estar tan cerrados al mundo exterior nuestros patrones de belleza no han cambiado gran cosa. Recuerdo que para mi hija fue un shock cuando al llegar a España vió que las chicas con amplia retaguardia vivían acomplejadas, cuando allá eso es lo más. También leí lo que comentas de la comida, cuando llegamos nos asombró que los restaurantes aquí anuncian un "arroz a la cubana" que resulta ser un arroz ensopado con huevo frito por encima y unos platanitos maduros, pero hechos con plátano fruta, malísimos!!! En fin, muy ameno tu blog. Te agrego al blogroll para leerte a menudo. Un saludo desde Asturias,

Ana

Verónica dijo...

Ana, encantada de tu visita y tu comentario. Sí, las carencias ponen un límite tácito en lo que se come, nunca será demasiado ni inagotable la cantidad, por lo que la comida mantiene su cualidad de ser un acto de alimentarse,no tanto un acto de suplir otras carencias...
El descubrimiento es mutuo, pasaré a leerte por tu blog,
Saludos y bienvenida,
Verónica

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Hola Veronica:
Gracias por este nuevo post que responde a la pregunta que hice anteriormente. No se si puedas explicar un poco mas un detalle. No comprendo lo que quieres decir cuando lanzas la interrogacion sobre Cuba como un pais-sintoma en el universo de las sociedades contemporaneas. No si puedas abundar mas en esto.
La anorexia politica es una idea curiosa, me parece. Da la impresion de que se trata de algo asi como desconectarse de la politica y no querer escuchar nada sobre eso.O encerrarse bien lejos de cualquier noticia. Entre parentesis, imagino cuan privilegiada seria una vida consagrada a cualquier otra cosa que permitiese dejar a un lado la politica, que en muchos sentidos es impuesta sobre las personas(por los mass-media o por presiones economicas).
Yo hice un post sobre una novela de Tununa Mercado. Y no se si escribi un disparate; pero creo que una parte de la novela puede interpretarse como el deseo de no desear que es distinto a desear comer Nada (el personaje de la novela no sufre de anorexia).Tiene eso de desear no desear sentido alguno? Es una novela bien interesante que no se si conozcas.
Tu hermana es bien talentosa con la fotografia. Me encantan sus trabajos. Saludos.

Verónica dijo...

Ernesto, la pregunta acerca de Cuba como país-síntoma tiene que ver con esta idea de la excepción de la sociedad cubana dentro del conjunto de naciones. El síntoma se define como lo que no anda, como "lo que no marcha al paso de todos", es como una oposición a cumplir con lo establecido... todo eso a nivel individual y dicho en líneas generales. Ahora, visto socialmente, es un divertimento expresarse así, como si Cuba pudiera analizarse como lo que no anda (en el caso del discurso contemporáneo del consumo, el mercado, etc común a otros países)pues se erige como un país en el que las cosas no andan igual, mostrando una alternativa de...goce. (Es otro tema esto último, el goce de los cubanos y una sociedad de carencias)
Sí, qué dulce la vida sin la política, eh? Pero de vez en cuando hace falta agujonearnos un poco para sentirnos vivos, también.
No he leído la novela de T.Mercado, pero me das una idea sobre la depresión, veré si escribo sobre esto.
Gracias, Ernesto, yo disfruto mucho estas conversaciones.
(Le comentaré a mi hermana L., ella es la artista intuitiva de la familia!)
Saludos,
Verónica

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

La idea del goce en la carencia de los cubanos es un tema alucinante. Yo escribi algo con la esperanza de publicarlo en mi blog, pero no quede muy satisfecho, asi que lo deje entre los retazos que no me he animado a colgar.
Pero creo que es innegable ese goce y no se si pueda decirse tambien esa socializacion en la carencia. Tambien en Cuba, la carencia material coincide con abundancia de tiempo libre y, por tanto, la posibilidad del ocio, que es un lujo (y ocio en el sentido de aprovechar el tiempo en algo enriquecedor para el individuo).Creo que una de las grandes paradojas de Cuba es eso de las carencias materiales y el tiempo para el ocio (que el gobierno supo tambien estimular porque masifico considerablemente la lectura).
Ya comprendi lo que quieres decir con "sintoma". Muchas gracias por la explicacion.
Y tu hermana, por lo que he visto aqui, tiene un talentazo.
Oye, y el tabaco en la foto de Lacan esta un poco chueco.
Me encanta que hayas abierto este blog y,poder ampliar la conversacion. Ya sospechaba, a priori, que tu blog seria uno de esos espacios en los que me sentiria muy a gusto. Saludos.

Aguaya Berlín dijo...

Un tema "raro" en Cuba, es verdad, empezando por la misma familia, que si ve a los hijos flacuchos ya comentan que están enfermos... y sin obviar a los hombres y sus "tradicionales" conceptos de belleza tropical.

Saludos desde Berlín, de una a la que en el pasado le decían La Flaca
:-)

Verónica dijo...

Aguaya, pues sí, ellos no nos prefieren como palos andróginos, esos en los que no se sabe identificar muy bien a una mujer de un adolescente masculino... En Cuba seríamos flacas pero no anoréxicas, aunque en aquella década de los noventas, sin grasa en la dieta diaria y en bicicleta a todas partes... Qué período aquel en la Colina universitaria!
¿No has oído, sobre todo a los mayores, equiparar el concepto de "hermosura" con el de "gordura"?
Saludos,
Verónica

Ernesto G. dijo...

Saludos, Veronica. Acabo de descubrir tu blog y me gusta mucho. Lo añado a mi lista de blogs.

Verónica dijo...

Hola, Ernesto G, gracias por venir y por tu comentario! Ire a verte a tu blog,
Saludos de bienvenida,
Verónica

Anónimo dijo...

Hola,

Pues hoy es que descubro tu blog. El tema e la anorexia es algo complejo y no solamente ligado a la publicidad. Yo ahora me doy cuenta de que sufrí un comienzo de anorexia en mi adolescencia, en Cuba, en un momento en que no tenía ni una revista Hola a mano! Tenía todos los síntomas pero por suerte duraron sólo unos meses.
Durante el período especial, por el contrario, no era anoréxica pero al ver las fotos me digo ¡Qué horrorrrrrrr! Realmente estaba raquítica y no me daba cuenta.
En cuanto a que en Cuba no hay anorexia, no sé que decirte. Me pregunto si habrán datos, estudios científicos que lo confirmen. Me temo que como mismo trafican los datos sobre la depresión (sin contar la infinidad de personas que compran pastillas para los nervios en el mercado negro...) también pueden traficar los datos concernientes a la anorexia. Desués de todo tiene fama de enfermedad capitalista, y el hombre y la mujer nuevos no pueden ser anoréxicos, los acusarían de diversionismo ideológico!